Peregrina

miércoles, agosto 23, 2006

¿Cuánto tiempo se debe guardar silencio?


¿Cuánto tiempo hay que callar?
¿Cuánto tiempo es el prudente para no herir susceptibilidades, evitar conflictos o simplemente mantener un bajo perfil?Hasta que el clamor de los demás empieza a toparse demasiado con mi entendimiento.
Hasta que el grito de otros daña mis oídos y no sólo eso, sino que además perturba mi paz y libertad.
Entonces me permito hablar a quien quiera escuchar.
La antigua y recientemente resucitada idea del puente sobre el canal de Chacao, llegó a mis oídos de niña, estrechamente unida a un nombre, el diputado Dr. Félix Garay Figueroa, en la década del setenta siendo yo adolescente, incluso, se hicieron postales alusivas ( copia que adjunto). Cuando a comienzos de este siglo XXI reapareció en gloria y majestad la idea del puente, para mi, que llevo casi 13 años “de vuelta” en esta tierra chilota, trabajando codo a codo con los míos y escuchando a diario no las telenovelas sino los desvaríos de la vida cotidiana, digo, para mi, esta promesa de puente no era otra cosa que ilusionar, prometer o simplemente soñar con un vestido de fiesta cuando no hay zapatos con que caminar.
Evidentemente a alguien que vive en Chuit o en Aucar o incluso en Cocotué un puente sobre el canal de Chacao no le resuelve el problema cotidiano del aislamiento, no le mejora la calidad de vida.
Yo no creo como otros, que el puente venga a quitarnos identidad, o que se robará la cultura como si la cultura pudiera fugarse más rápido a través de un puente recién construido, no defiendo tampoco que se perderá la poesía o el romanticismo de atravesar el canal en el transbordador.
El punto no está en perder la identidad, ni la calidad de isla, sino que en visualizar cuales son las necesidades más prioritarias de una población tremendamente dispersa, disgregada en un territorio insular, desmembrado, y además desprovisto de medios económicos suficientes para una vida digna y medianamente segura.
A mi juicio las necesidades parten por cosas que yo llamo básicas: educación, salud, comunicación, reconocimiento de la identidad cultural.
La educación tradicionalmente en Chiloé, al menos en Ancud constituía uno de sus orgullos, buenos colegios y una Escuela Normal de alta calidad técnica, con el correr de los años se esperaba, lógicamente, que la sustituyeran buenas universidades, sin embargo en Ancud las universidades instaladas hoy en día son iguales a cero, en Castro la Universidad ARCIS tambalea a la hora de otorgar diplomas a sus primeros egresados.
La salud ha sido un tema largamente tocado, me atrevo simplemente a decir que se avanza, lentamente, más lento de lo que quisiéramos muchos. Se hará un hospital en Castro, esperamos que se mejoren y amplíen también los hospitales de Ancud y Quellón.
Queremos que se acabe la que ya parece perpetua discriminación con nuestros enfermos.
Si un beneficiario del sistema de salud es de Chiloé (Ancud) no tiene acceso a gratuidad en algunos exámenes como scanner o determinaciones de hormonas, si los tienen aquellos que viven al otro lado del canal.
Vías de comunicación adecuadas es lo que necesitamos dentro de la isla, mejorar también la comunicación con el continente a través de transbordadores más modernos.¿Cuánto menos se demoran ahora los transbordadores que hace veinte años?Nada, siguen “tardando” 45 minutos, porque no usan toda su capacidad ni se han modernizado.
La actual propuesta del puente sobre el canal de Chacao ha “fracasado” porque los estudios avalan que es un proyecto de altísimo costo y me parece de mucha sensatez que se postule la necesidad de realizar otras obras que sin duda están apuntando más al desarrollo de Chiloé propiamente tal.
Solicito a nuestras autoridades provinciales que reflexionen algo más sobre el significado de su proceder, que recuerden que no todos pensamos de la misma manera y que no vuelvan a provocar incomodidad y daño a toda nuestra comunidad bloqueando la salida de la isla. Cada vez que eso ocurre los daños son inconmensurables[1], hay perjuicio directo a nuestra población. Yo les pediría que consideren que a nuestra incipiente democracia no le ayuda este tipo de acciones. La democracia se funda en el diálogo, cuando las propias autoridades optan por acciones de fuerza y de violencia como lo han hecho, podría una imaginar que quizás les faltan argumentos para convencer al resto de que sus demandas son justificadas. Por lo demás si ellos optan por “tomarse el camino” ¿qué harán cuando los pescadores procedan de la misma manera? ¿o los estudiantes? ¿con qué calidad moral los retirarán con la fuerza pública?
Me permito apoyar la voz del gobierno por la sensatez que a mi juicio representa el optar por proyectos con mayor altura de miras y trascendencia, aunque en apariencia sean menos vistosos.
Insisto, a todas nos gusta tener un vestido de fiesta, pero antes de pensar en lucirlo es bueno optar por un buen y cómodo par de zapatos.

[1] No se puede traducir en números el hecho de que personas pierdan un día de trabajo, o que pierdan horas de atención médica, intervenciones quirúrgicas, reuniones, cursos que no se realizan o “tan solo” el hecho de que un familiar o un amigo no llegue a acompañar a un enfermo grave en un hospital, por mencionar algunos hechos.

2 Comments:

Anonymous gladys said...

MI QUERIDA AMIGA, QUE BUENO Y RICO PARA TI, QUE HAYAS GENERADO UN NUEVO ESPACIO DE ENCUENTRO, CONTIGO Y CON JAVIER, QUE ENTRE PARENTESIS SE VE REGIO EN LA FOTO. DESEO DE CORAZON QUE EL 25 SE HAYAN JUNTADO MUCHOS CORAZONES AMIGOS EN LA IGLESIA, PARA QUE LARRY RECIBIERA TODO EL CARIÑO QUE MERECE; Y POR OTRO LADO QUE RICO PARA NOSOTROS, TUS AMIGAS, QUE IREMOS ENCONTRANDO NOTICIAS TUYAS.
UN BESOTE
GLADYS

5:44 p. m.  
Blogger tradicionesqueilen said...

Excelente artículo.

Alonso

11:12 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home